“No quiero ser triunfalista, hay demoras, pero todo sale a la luz”

Captura de pantalla 2013-10-14 a les 11.04.05

Eulogio Dávalos (Santiago de Xile, 1945), músic i cantautor xilè exiliat a Catalunya des del cop d’Estat del general Augusto Pinochet (1973). És director del Centro Salvador Allende de Barcelona

Ens trobem al Casal de Barri de la Vall d’Hebron. Què fa un home com vostè a un lloc com aquest?
Buena pregunta. Cuando llegué buscábamos un lugar como este. En Santiago estábamos acostumbrados a un patio, un jardín, un espacio verde. En la Vall d’Hebron se reunían estas condiciones aunque cuando una llega del exilio no tiene muchas oportunidades. Además era el año 1975 y aquí terminaba la Dictadura.

Anem a pams. Vostè és un músic de trajectòria àmplia i internacional, qui ha tocat amb els grans del seu país. Com va ser la seva arribada a Barcelona?No era fácil. En Chile nacía una Dictadura, aquí moría otra. Era difícil para nosotros y para ustedes. Yo soy músico y me abrí camino como maestro, en L’Hospitalet, Cornellà… Todos los conciertos se transformaban en un compromiso político porque el público nos pedía que habláramos de la canción chilena. La gente necesitaba saber. Entre 1975 y 1980 dimos con Miguel Ángel Cherubito entre 700 y 800 conciertos en Catalunya, España y el resto del mundo.

Por suerte, a través de las asociaciones de vecinos, el tema Chile era muy presente. Organizamos charlas, conciertos… y se generó un vínculo muy bonito. Sin posibilidades de volver te vas haciendo paso aquí, aunque llegué aquí con un pasaporte que decía “No autorizado para trabajar en España”.

Todos los conciertos se transformaban en un compromiso político

Vostè presideix el Centro Salvador Allende de Barcelona. Com va néixer aquesta iniciativa i quines activitats hi organitzen?
Cuando llegamos hicimos una solicitud al Ayuntamiento para hacer una calle o una plaza. Meses más tarde nos respondieron que habría una plaza en el Carmel. Primero pusimos una placa, luego un busto. Éramos unos románticos y nos preguntábamos cuándo tendría reconocimiento internacional. También organizamos conciertos de todo tipo, proyectamos películas, mesas redondas… Este año me han llamado músicos y actores para participar en los actos de los cuarenta años del golpe de Estado. No damos abasto.

Una de les activitats més destacades és l’homenatge a Salvador Allende que es fa cada 11 de setembre, data de l’assassinat d’Allende…
Años después de conseguir la plaza vemos que este acto es uno de los más emotivos en Barcelona. Y esto me lo dicen catalanes y chilenos. Antes venían alcaldes, embajadores… pero desde hace dos años no tiene reconocimiento institucional. Nos reunimos con el alcalde Xavier Trias pero no tuvimos respuesta. Aún así, se creó el Comitè Ciutadà y junto al Centro lo pudimos tirar adelante.

El acto de homenaje a Allende es uno de los más emotivos en Barcelona

Parlant del president Allende, aquest any se’n compleixen 40 del cop d’Estat i del seu assassinat. Com ho viuen els xilens i les xilenes?
Es por todos conocido lo que es un golpe de Estado. Esta mañana en la televisión un profesor decía que sabíamos que se podía producir pero no con esta bestialidad. Y es cierto. Los países del entorno estaban acostumbrados a los golpes por cuestiones de negocios, pero Chile no. El ensañamiento de los militares con el pueblo fue tremendo y las heridas siguen allí. ¿Cómo le explicas a una madre las atrocidades que le hicieron a su hijo? Las heridas están abiertas.

Pero mucha gente que no conoció a Allende se está levantando. Nuestra educación fue de las mejores de Latinoamérica y ahora en Chile las universidades son negocios y sus títulos no sirven para nada. Los estudiantes están endeudados y la formación es mala. El movimiento estudiantil ha dicho basta, demostrando que hay una saturación, y no sólo Camila Vallejo. Además, el movimiento tiene el apoyo de la comunidad universitaria y los sindicatos.

El ensañamiento de los militares con el pueblo fue tremendo y las heridas siguen allí

Ha mencionat Camila Vallejo, una de les cares conegudes del moviment estudiantil. El principal sindicat de Xile també és dirigit per una dona, Bárbara Figueroa; les dues principals candidates a les eleccions de novembre són també dones…
Hay que dar paso a los nombres no familiares. Hacen falta dirigentes que el pueblo escoja, como Camila Vallejo. En Chile hay un proceso de cambio real en las fuerzas de izquierdas.

En Chile hay un proceso de cambio real en las fuerzas de izquierdas

Aquí vam tenir una llarga dictadura i ja fa quasi 40 anys que es va acabar. Allò que alguns vam denominar “transició modèlica” va ser un passar pàgina en silenci. Va passar el mateix a Xile?
En Chile se avanzó, y mucho más que acá. Tenemos la Villa Grimaldi de recuerdo a todas las personas desaparecidas. Lo que había sido un centro de tortura es ahora un centro de cultura. La Asociación de detenidos y torturados ha hecho un trabajo excelente. También hay el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos. Se ha llevado gente a los tribunales, se está juzgando gente cada día y no sólo a los dirigentes. No quiero ser triunfalista, hay demoras, pero todo sale a la luz.

Les enquestes indiquen que les esquerres poden tornar a governar després de les eleccions del 17 de novembre. Com ho veu?
El Partido Comunista decide formar parte junto con la democracia cristiana y hacer un núcleo duro fortísimo. Hay que tener en cuenta que si se quiere cambiar la Constitución pinochetista hay que doblar la mayoría de los conservadores. El 17 de noviembre se tiene que ganar. Se había perdido la fe porque los jóvenes no se sentían representados pero ahora estoy entusiasta. Las posibilidades de Matthei [candidata de la dreta] son pequeñas ante la candidatura de [Michelle] Bachelet. Somos optimistas pero hay que recordar que podemos tener el Gobierno pero no el poder.

El 17 de noviembre se tiene que ganar. Estoy entusiasta

Hem començat amb música, la seva biografia, i acabem amb música. Durant el Govern d’Allende, la cultura va tenir un paper fonamental i durant la dictadura tots els artistes van repartir arreu del món les seves reinvidicacions. Fins i tot fa uns dies Bruce Springsteen cantava Manifiesto de Víctor Jara a Santiago.En el arte y la creación, antes del Gobierno de Allende, sólo había las élites. Él consiguió que la clase trabajadora tuviese acceso a los conservatorios y centros culturales. Salvador Allende los sacaba de la fábrica y los hacía escuchar Bach. Los teatros se llenaban de trabajadores y estudiantes. Luego no fue sólo la canción chilena, todas las artes adquirieron un gran compromiso, todas. Abrazaron la idea socialista, sin ser militantes, incluso algunos siendo a lo mejor contrarios. Hubo un camino: arte para todos.

Surgió un movimiento internacional y dentro del país. Incluso la Dictadura prohibió los instrumentos de la cultura andina, de “inspiración marxista” según ellos. Esos grupos aún existen y son maravillosos, se creó una escuela.

Hay una nueva generación que canta con un sentido y un mensaje… Pueblo que canta, no morirá.

Allende consiguió que la clase trabajadora tuviese acceso a los conservatorios y centros culturales

Potser també t'interessen...